Inicio de las Relaciones Públicas en Chile.

La actividad de relaciones públicas surge en Chile, formalmente, con la instalación, en 1952, del primer departamento de Relaciones Públicas, en la empresa minera canadiense Braden Copper Company, bajo la gerencia de Mario Illanes Peñafiel y, en 1953, con la apertura de la primera consultora de relaciones públicas, por Ramón Cortéz Ponce, Director de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Chile y creador de la cátedra de Relaciones Públicas en la misma institución.

Durante las décadas que sucedieron a la creación de los primeros departamentos de relaciones públicas, la actividad estuvo fuertemente vinculada a dos hechos importantes: primero, un dictamen, de 1959, de la Contraloría General de la República que habilitaba los periodistas (con título colegiado) a ejercer el cargo de relacionador público, en cualquier institución fiscal, semi fiscal, municipal o de administración autónoma (Délano, 1990:89) y, segundo, el ofrecimiento de cursos y seminarios de relaciones públicas dictados por entidades, que, mayoritariamente no ofrecían una preparación adecuada para enfrentar a los periodistas, ya que éstos contaban con un título universitario y una mejor preparación académica.

En 1960 se funda el ICREP, Instituto Chileno de Relaciones Públicas, que tenía como finalidad fomentar la disciplina en forma profesional. Actuando como centro de enseñanza, el ICREP pasó a ofrecer cursos y seminarios llegando a organizar un programa de perfeccionamiento que fue reconocido por la Confiarp (Confederación Interamericana de las Relaciones Públicas).

En los años ‘80, los institutos profesionales que ofrecían cursos de relaciones públicas, bajo el espíritu del nuevo sistema de educación superior chileno, pasan a otorgar títulos técnicos, pero las carreras siguen a un nivel más operacional y técnico que estratégico. Este desequilibrio, entre la formación académica universitaria del periodista y del relacionador público que poseía un nivel técnico, propició que el escenario siguiera siendo favorable para los periodistas, y sin alteraciones durante muchos años. Las empresas con departamentos de comunicación seguían contratando, en la mayoría de las veces, a un periodista para las funciones gerenciales de las comunicaciones. A partir, de la mitad de los años ´80 la enseñanza de Relaciones Públicas pasa ser impartida por INACAP, IPV, IPP, DUOC, Escuela Nacional de Relaciones Públicas, seguido por el Instituto Profesional del Pacífico.

El 26 de mayo de 1983, fue fundado el Colegio de Relacionadores Públicos de Chile A.G., con la finalidad de “redireccionar y legitimar la actividad, ofrecer capacitación a los asociados ya que varios de ellos no poseían un título universitario; apoyar el proceso de apertura del mercado derivado por el término del bloqueo económico sufrido por Chile a fines de los años’70 e inicio de los ‘80”. Las décadas del ‘70 y ‘80 fueron marcadas por la dictadura militar que influenció el desarrollo y la práctica de las Relaciones Públicas.

Para algunas personas, el periodo militar fue positivo porque posibilitó la legitimación de las Relaciones Públicas ya que la apertura económica ayudó al país a pasar de un modelo cerrado a un modelo abierto y globalizado, además de considerar la privatización como una fuerza para los nuevos negocios. Por otro lado, el régimen dictatorial restringió el papel de los medios de comunicación y, consecuentemente el desarrollo de las actividades de Relaciones Públicas que se limitaban a la organización de eventos y cócteles. Así como en Brasil, durante el gobierno militar, varios cargos de Relaciones Públicas en empresas y órganos públicos fueron ocupados por militares de confianza del sistema.

En las universidades tradicionales excluyen la temática de Comunicación de las materias de la formación universitaria. También en ese periodo surgen las organizaciones no-gubernamentales que percibían a la mayoría de los medios de comunicación como adversarios políticos. En ese periodo hubo un estancamiento de las Relaciones Públicas que duró hasta el inicio de los años ‘90. Las grandes transformaciones políticas y económicas a fines de los años ‘80 y en los años ‘90 aceleraron el proceso de privatizaciones lo que ha atraído empresas extranjeras de prestigio y experiencia internacional. Tal transformación impulsó a las organizaciones a incorporar nuevos modelos de gestión empresarial.

Los años ‘90 también promovieron las comunicaciones que pasaron a contar con un número importante de consultoras internacionales que se instalaron en Chile y, también con el crecimiento de agencias locales para atender no sólo a las grandes empresas sino también, ahora a las empresas de mediano y pequeño tamaño una vez que la apertura del mercado chileno propició un intercambio con los países asiáticos.

Fruto de la demanda que el nuevo contexto político y económico exigió en los años ‘90, surge en 1992, la carrera universitaria de Relaciones Públicas ofrecida por la Universidad de Viña del Mar. A ella le siguió la Universidad de las Américas, Universidad Santo Tomás, Universidad del Pacífico y otras. Hoy existen variadas universidades en Chile que imparten la carrera universitaria con la finalidad de formar profesionales capacitados para administrar la comunicación en organizaciones públicas y privadas y sus públicos estratégicos a fin de garantizar la confianza y aumentar la credibilidad de la marca corporativa.

Todavía es demasiado temprano para decir que el escenario para los profesionales de Relaciones Públicas haya mejorado tanto en relación hacia la comprensión del concepto de la actividad por la sociedad como en la aceptación por parte del mercado de trabajo. Con referencia a la bibliografía especializada, Délano (1990:15,16) afirmaba en 1990 que “fuera de un escueto texto – Las Relaciones Públicas en Acción, de 114 páginas, escrito por don Carlos Aracena a principios de la década del ’60, no existe otro documento nacional sobre la materia”. No obstante, su libro “Las Relaciones Públicas en Chile – Fundamentos prácticos y teóricos”, de 1990 es la primera obra que reúne informaciones importantes sobre los precursores de la actividad en Chile, además de ser un manual para la enseñanza de las Relaciones Públicas. Otra colaboración pertenece a Pablo Eyzaguirre Chadwick, con la publicación de dos libros, “Manual de Relaciones Públicas”, en 1993 y “Relaciones Públicas”, de 1997.

Actualmente, existen autores chilenos dedicados al área de la Gestión y Comunicación Estratégica que utilizan los conceptos de Relaciones Públicas en su labor. Además, importante señalar la labor desarrollada por la consultora chilena Tironi & Asociados que ha logrado un espacio importante junto a organizaciones públicas y privadas, utilizándose de las Relaciones Públicas en sus asesorías junto a las empresas

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: